La cartomancia: el ancestral arte de la adivinación

cartomancia

Saber qué acontecimientos nos depara el futuro, en algunas ocasiones, puede provocar ansiedad. Un deseo incesante de conocer si estaremos bien. De ahí que el arte de la cartomancia otorgue ese poder de adivinación y aclare cada inquietud del futuro.

La cartomancia representa una forma de interpretar símbolos a través de las cartas. Esta técnica requiere de expertos videntes que puedan desarrollar varios aspectos en la materia.

¿Qué es la cartomancia?

Se trata de una adivinación profunda que busca interpretar el mensaje a través de una baraja. Este método es llevado a cabo por personas expertas en el mundo de la clarividencia. De hecho, los videntes nacen con el don de la adivinación y fácilmente descubren lo que las cartas intentan revelar. Por eso, no todos pueden explicar y utilizar esta poderosa magia, se requiere de conocimiento y aptitud.

Durante la consulta se prestará atención a diferentes aspectos de la carta, ya sea un número, símbolo o personaje. De esta manera, manifestará cuáles serán las adversidades futuras del consultante y cómo puede afrontarlos sin verse afectado. El vidente es una especie de consejero que intentará resolver cualquier inquietud de la persona.

La popularidad del arte de la cartomancia continúa aumentando mediante las tiradas de cartas. Aunque muchas personas suelen confundirla con el tarot, se trata de dos métodos distintos, este es solo uno de los tipos de adivinación. Este ancestral arte aporta información divina y certera, ayudando a esclarecer nuestra forma de vida.

¿Cómo surgió?

Los orígenes del arte de la adivinación aún no son certeros. En realidad, muchas historias siguen siendo mitos y un estudio sin acabar.

No obstante, se presume que todo comenzó en los alrededores de la antigua China. En aquellos tiempos, la población encontraba distracción con juegos de cartas. Poco a poco, una pequeña cantidad de personas las utilizaba como oráculos. Así pues, se fueron convirtiendo en un medio para recorrer el pasado, entender el presente y predecir el futuro de una persona.

La afamada jugada mágica de cartas no soportó estar oculta en el país asiático y fue extendiéndose por Europa. Entonces el desacuerdo emergió, la Iglesia señalaba su uso como una acción inmoral. Exponían que se trataba de un instrumento con la capacidad de otorgarle poder al demonio. La lucha prosiguió durante épocas, pero la aristocracia terminó aceptando la adivinación por medio de la lectura de cartas.

Con el transcurso de los siglos, nuevas técnicas fueron incorporándose. Sin duda, el estudio de las cartas logró enormes resultados, creando el arte de la cartomancia.

Métodos del arte ancestral

En la cartomancia, las cartas son el elemento fundamental para conocer lo que nos depara el futuro. Independientemente de los naipes utilizados, ya sean españolas, alemanas, francesas o inglesas, estas guardan un consejo o un mensaje. Algunas de las particularidades que un vidente no debe dejar pasar son los personajes y colores de las cartas.

Como facilidad de lectura, existen 3 métodos de adivinación que fomentan una rápida clarividencia. En efecto, el magnetismo, la concentración y la intuición, representan las formas de contactar con espíritus ancestrales.

Método del magnetismo

Es uno de los métodos más empleados en el mundo de la clarividencia y consiste en la conexión de energía establecida. Aquí el vidente coloca toda su concentración en las cartas, transmitiendo el poder y, a su vez, conectándose con seres divinos. Lograr una comunicación mística, requiere de esfuerzo y dedicación.

Sin duda, el consultante debe saber con claridad qué es realmente lo que desea descubrir. A partir de esta información, el vidente realiza su trabajo con exactitud y escucha el mensaje de los espíritus ancestrales.

En ningún momento el consultante puede tocar las cartas. Esta acción solo es aceptada en manos del vidente, quien revelará cada dato del naipe. De allí que se conozca como el método del magnetismo, un intercambio de energías mágicas.

Método de la concentración

Como consecuencia de su gran dificultad de lectura, es una de las técnicas menos empleadas. En este caso, el vidente, además de entender este arte, necesita de un excelente autocontrol mental.

Sucede pues, que las revelaciones vienen dadas en la presentación de imágenes. El vidente debe vaciar su mente por completo, dejándola totalmente en blanco. A medida que aumente la concentración, unas imágenes irán apareciendo y estas deben visualizarse hasta descifrar cada detalle. Las proyecciones son un destello que permitirá ayudar al consultante.

Estas son algunas de las características necesarias para que una persona pueda utilizar el método de la concentración:

  • Control mental.
  • Lograr una profunda relajación.
  • Visualización detallada.
  • Concentración.
  • Habilidad para enfocarse en una sola cosa.

Método de la intuición

Como lo indica su nombre, este método determina una situación futura o presente, mediante la intuición del vidente o consultante. Generalmente, el consultante es la persona que debe establecer una relación con las cartas para encontrar el mensaje oculto. Todo dependerá del sentimiento que cause la carta elegida, ya que al presentir una sensación negativa, de seguro algo ocurre.

Resulta claro que esta forma de interpretar puede generar ciertas inquietudes. Quizás, el consultante viva un choque de emociones que confundan la interpretación. Por esta razón, es necesario aplicar las actitudes del método anterior y alcanzar una alta concentración para distinguir la verdadera emoción. Al tirar las cartas, se requiere de una mente controlada y un estado de ánimo equilibrado, así como una correcta formulación de las preguntas.

¿Cuáles son las cartas más usadas en la cartomancia?

Para predecir el futuro se usan algunas variaciones de barajas, por ejemplo:

  • El tarot de Marsella.
  • La baraja española.
  • Baraja alemana.
  • La Petit Lenormand.
  • Cartas francesas o inglesas: Corazones, Rombos y Tréboles, Diamantes.

¿La cartomancia y el tarot son iguales?

No. A pesar de que ambos términos buscan un objetivo, no deben confundirse. La cartomancia constituye una adivinación poderosa, capaz de descubrir circunstancias que están por sucederle al consultante.

En cambio, el tarot es más del presente y se inclina a descubrir el interior del quien acude a una consulta. Intenta descifrar cuál son las inquietudes de la persona, presentando alternativas para solventar sus problemas y respuestas a sus interrogantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.